Dirección: MORANDÉ 835, OFICINA 716, SANTIAGO | Teléfono: 229932732 | Email: info@basschile.net |
Comienza la era de las Smart House

Comienza la era de las Smart House

Hogares más seguros, sustentables y por sobre todo cómodos, es parte de lo que ofrece esta tecnología que se comienza a hacer cada día más común en América Latina. Así lo señala el artículo del reconocido medio argentino “La Nación”.

Alguna vez imaginaste una casa del futuro donde puedas controlar los electrodomésticos, las cortinas y las luces desde una App en tu teléfono. Si es así, debes saber que esa realidad ya existe, y que hoy los constructores, desarrolladores y arquitectos han comenzado a trabajar en las llamadas viviendas y oficinas inteligentes.

Esto se ha logrado con la ayuda de la domótica, palabra que proviene de la conjunción de domus, casa en latín, y robótica que proviene de la inmótica. Una nueva disciplina que hoy es una tendencia global con expertos que tienen como objetivo incrementar el nivel de comodidad en nuestras casas, departamentos y lugares de trabajo.

Así lo señalan Adrián Govetto y Lucas Mansilla, arquitectos argentinos fundadores de la firma Gmarq en Buenos Aires, quienes afirman que hoy el 70% de sus clientes busca soluciones para automatizar su casa, solicitud que además del confort busca ahorrar energía en el hogar.

Una experiencia a la que también se sumó el propio Govetto, quien convirtió su hogar en una Smart House “Se instala un sistema central que mediante una red de conexión inalámbrica cerrada permite administrar remotamente la iluminación, algunos electrodomésticos, la calefacción, las cortinas y persianas, el sistema de seguridad y las cerraduras electrónicas, e incluso el sistema de riego exterior”.

A pesar de la multiplicidad de acciones que se pueden realizar, el sistema no requiere de un proceso complejo de instalación. Todo comienza con la activación de un “Hub”, aparato similar a un router para Wi-Fi, y un set de adaptadores que completan la activación.

Todo suena muy atractivo, sin embargo, Arturo Ferloni, CEO del Grupo Ubicar en el país vecino, sugiere a los interesados hacer una adaptación progresiva “está todo pensado para ir sumando módulos al sistema central: desde motores para subir y bajar persianas hasta dispositivos que posibilitarán la programación de luces o de artefactos, como por ejemplo una cafetera que se encenderá sola a la hora que se le indique” indica.

Costos y ahorro

Ignacio Raffo Magnasco, jefe comercial y responsable del centro de formación profesional de Hunter Douglas Argentina. Da como ejemplo, la posibilidad de automatizar las cortinas con sistemas como PowerView, el cual “permite la programación de escenarios a diferentes horas del día para un mejor control solar, logrando reducciones significativas de energía térmica”.

Para una casa en construcción de 250 metros cuadrados, los arquitectos Govetto y Mansilla presupuestaron en US$ 10.000 la instalación de un sistema que la automatiza por completo. “Aunque el costo de la edificación se encarece de entrada, lo cierto es que esa inversión inicial se amortiza en 10 años y permite ahorros de energía de hasta 20 por ciento”, agrega Govetto.

 

Apple y Samsung, dos gigantes de la industria tecnológica también compiten por la automatización hogareña. En el caso de la marca estadounidense, ésta ya presentó su app Casa y sus accesorios HomeKit en el exterior. Dispositivos comenzarán a hablar entre sí y se vuelven más inteligentes. Mientras tanto, la compañía surcoreana creó Smart Home, un sistema que hace que electrodomésticos y dispositivos electrónicos de la marca conversen. También es compatible con los de otras, como Nespresso, que ya tiene a la venta maquinas que pueden ser operadas a través de un smartphone.

Pero sin duda, los más interesados por este tipo de tecnología son los dueños de hoteles y administradores de condominios. De eso sabe Fernando Núñez Peña, de Domótica Argentina, quien trabaja asesorando a constructores de edificios con amplios espacios comunes.

“La inmótica funciona como la domótica en una casa particular. Se instala un sistema central que controla las cámaras; permite o niega, mediante un sensor de huella dactilar, el acceso a terrazas, estacionamientos, piscinas, gimnasios, spas, subsuelos, entre otros espacios; alerta sobre fallas en ascensores o portones; administra el uso de agua en espacios comunes; enciende o apaga las luces. Se puede programar para que el sistema trabaje a la par del encargado del edificio”, resume el experto.

Un tema amplio, y que aún posee un enorme potencial en América Latina donde ya no estamos tan lejos de las nuevas tecnologías que prometen un futuro mejor. “En síntesis, la transformación del hogar a través de Internet de las cosas debe lograrse integrando estos cuatro atributos: confort, sustentabilidad, seguridad y accesibilidad”, concluye Raffo Magnasco.

CERRAR
×
×

Carrito